Entre piedras e historias: la Muralla de Salamanca

La muralla de Salamanca se alza como un guardián silencioso de siglos de relatos y acontecimientos, un símbolo de fortaleza y resistencia.

Tabla de contenidos

Vista de la muralla de Salamanca

Como ya sabéis por nuestro blog, Salamanca se erige majestuosamente como un testimonio vivo de la historia. Entre sus calles empedradas y edificios centenarios, la muralla de Salamanca se alza como un guardián silencioso de siglos de relatos y acontecimientos, un símbolo de fortaleza y resistencia que ha sido testigo de innumerables episodios a lo largo de los años.

El origen de la muralla de Salamanca: la protección

La primera muralla de Salamanca fue obra de un pequeño grupo celtivero-vaceo en el siglo VII a.C. que levantó una fortificación de 90 metros de largo por 2 metros de ancho para defender su asentamiento en el hoy llamado Cerro de San Vicente.

En este emplazamiento estaría la muralla hasta el siglo IV a.C. cuando se amplío hasta el conocido como Teso de las Catedrales. En esta zona, incluso se construyó un foso cuyos restos se hallaron en el Claustro de la Clerecía de Salamanca.

Con el establecimiento romano en Salamanca, a la que integran en la provincia de Lusitania bajo el nombre de «Helmántica«, se construyó una nueva muralla en el siglo II a.C.. La nueva construcción siguió prácticamente el trazado de la antigua cerca prerromana, pero la dotaron de mejores defensas construyendo torreones de base cuadrada y de base redonda, como los que existen al inicio de la cale San Pablo. dotándola de mejoras defensivas y siendo afianzada durante el Bajo Imperio con
torreones de base cuadrada y algunos redonda, como los que existen al inicio de la calle San Pablo.

Vista de la muralla de Salamanca desde la calle San Pablo

En el siglo III a.C., los romanos construyeron un sistema defensivo para proteger la ciudad de posibles invasiones. Este primitivo muro, construido con técnicas rudimentarias, marcó el inicio de lo que eventualmente se convertiría en una de las murallas más impresionantes de la Península Ibérica.

La transformación Medieval de la muralla de Salamanca

Desde el siglo VI d.C. y hasta finales del XI la ciudad entró en declive debido a las invasiones visigodas y
musulmanas como la de Almanzor quien, en el año 977 asedió la ciudad desde el lado izquierdo del río Tormes y destruyó gran parte de la muralla de Salamanca.

A pesar de todas las invasiones, Villar y Macias sitúa la muralla de Salamanca en el siglo XI del siguiente modo:

«La muralla de Salamanca partía desde la Puerta del Sol (actualmente Puerta de San Isidro), que por el exterior estaba al Oriente, bajaba frente a la calle Meléndez Valdés (Sordolodo), penetraba por la Escuela Municipal de la calle Compañía, subía atravesando la calle Cervantes (Los Moros), seguía por la de la Sierpe, cuesta del colegio de Oviedo, por detrás de la Iglesia de San Bartolomé de los Apóstoles, a la Peña Celestina; de ahí se dirigía a la Puerta del Río (hoy Tentenecio) y desde esta a la de San Pablo, y antes de llegar a ella, torcía hacia el antiguo colegio de Carvajal, donde aun se ve un cubo de esta vieja muralla; pasaba por detrás de la Casa de la Concordia, cruzaba la calle Tostado (Azotados), y pasaba por allí al colegio de San Bartolomé (hoy Colegio Anaya) y próximo a la calle Palominos se unía a la puerta de partida, abarcando una extensión de 24 hectáreas«.

VILLAR Y MACIAS, M: “Historia de Salamanca”. Libros I y II, Salamanca. 1973.
Salamanca en la Edad Media

Con el paso de los siglos y las sucesivas invasiones, la muralla fue objeto de ampliaciones y mejoras. Durante la Edad Media, Salamanca experimentó un auge cultural y económico, y la muralla se adaptó a las nuevas necesidades de la creciente ciudad. Se incorporaron a su diseño diferentes torres defensivas, como la icónica Torre del Clavero, declarada BIC en 1931.

En el siglo XVI, se llevaron a cabo importantes renovaciones y añadidos que reflejaban la arquitectura renacentista de la época. La muralla de Salamanca, ahora más que una simple defensa, se convirtió en un símbolo de la grandeza y la prosperidad de la ciudad.

Un paseo por la muralla de Salamanca en el siglo XXI

Torre del Marqués de Villena en Salamanca
Torre del Marqués de Villena

Hoy en día, la muralla de Salamanca ofrece a residentes y visitantes la oportunidad de dar un fascinante paseo por la historia. Con una extensión de aproximadamente 2.5 kilómetros, el recorrido por la muralla permite contemplar la ciudad desde una perspectiva única. Desde sus almenas se puede apreciar el perfil de la Catedral Nueva, la Plaza Mayor y otros monumentos emblemáticos de la ciudad.

Te invitamos a que inicies tu recorrido desde la Puerta de San Vicente, una de las principales entradas a la ciudad en tiempos medievales y disfrutes de todo el recorrido: los arcos de medio punto románicos, las torres cilíndricas medievales y las elegantes balaustradas renacentistas se entrelazan en un collage histórico.

Conservación de la muralla de Salamanca

La conservación de la muralla de Salamanca ha sido un esfuerzo constante a lo largo de los años y la colaboración entre instituciones gubernamentales, organizaciones de conservación y la comunidad local ha sido fundamental en este proceso, donde nos incluimos.

En la década de 1980, durante la construcción del Palacio de Congresos de Salamanca, se realizaron excavaciones arqueológicas en el lugar. Para sorpresa de todos, los arqueólogos descubrieron restos de lo que parecía ser una antigua muralla medieval que databa de los siglos XII y XIII.

En lugar de modificar los planes y trasladar la construcción a otro sitio, los arquitectos decidieron integrar estos restos arqueológicos en el diseño del nuevo edificio.

El Palacio de Congresos de Salamanca se erige no solo como un centro moderno y funcional, sino también como un testigo de la historia de la ciudad.

Sin duda, la muralla de Salamanca sigue siendo mucho más que un simple muro de piedra. Es un viaje en el tiempo, una lección de historia que se despliega ante los ojos de aquellos que se aventuran a recorrerla. Cada piedra cuenta una historia, y cada rincón revela la grandeza de una ciudad que ha resistido el paso de los siglos, dejando un legado eterno para las generaciones venideras.

Comparte este blog:

Entradas relacionadas

Descubre muchas más cosas sobre El Palacio de Congresos de Salamanca y nuestra ciudad.

Menu

Contacto

Menu

Contacto