¡Hola de nuevo lectores! Soy Cristina, y estaba preguntándome si ya habéis conocido esos lugares que os comenté en las lecturas anteriores…Esta vez la Oficina de Turismo de Salamanca junto al Palacio de Congresos me ha hecho una guía de los sitios de interés que puedo visitar por mi cuenta, así que… ¡Allá vamos!

Salamanca tiene una gran lista de actividades para disfrutar. He estado conociendo algunos de sus espacios culturales más simbólicos y que en la visita a esta bonita ciudad no hay que dejar pasar.

El primer día fui a visitar el Museo Art Nouveau y Art Déco- Casa Lis, el cual tiene una gran exposició n de muebles, objetos de porcelana, muñecos… Creo que mi colección favorita han sido los muebles de estilo francés.

Las vidrieras como el diseño interior es magnífico, también su terraza en el patio con vistas altas de la ciudad. Aprovechando el buen tiempo me senté tranquilamente a tomar un café… se está muy a gusto.

En el interior no se pueden sacar fotos, pero… ¡aquí os dejo una foto de su terraza para que os entren ganas de ir!

Después de haber estado ojeando su propia tienda, he visitado la Logia Masónica, un museo que cuenta los orígenes e historia de la Guerra Civil española. Culturalmente, es muy interesante, sobre todo para los aficionados a la historia.

 


A unos pocos minutos del museo se encuentra el huerto de Calisto y Melibea, muy conocido en la ciudad. El jardín está lleno de árboles y
flores preciosas y sus vistas sirven de mirador.

Si te giras hacia el lado de la entrada tienes unas vistas estupendas de la catedral.

Es un sitio perfecto para pasar una tarde y estar en paz.

Siguiendo con el paseo mañanero, el Palacio de Monterrey, a 5 min de la Plaza Mayor permite un recorrido guiado a algunas de sus zonas interiores, debido a que actualmente es propiedad y residencia de la Casa Ducal de Alba.

En sus torres hay unas vistas donde observar perfectamente el largo de la Calle de la Compañía y las torres de la catedral al fondo.

El museo Monumento Salmanticae, cuenta la evolución de la ciudad de Salamanca, una buena visita si se quiere conocer el proceso por el que antaño la ciudad ha sufrido transformaciones por cambios necesarios, guerras, etc. Tiene una maqueta muy original de Salamanca y en ella algunas luces de colores van señalando las zonas que se están explicando.

Antes de seguir con el itinerario he estado descansando en la terraza tan agradable del Parque de los Jesuitas mientras tomaba algo para ir a la siguiente parada que ha sido mi favorita: el museo de arte contemporáneo, Domus Artium 2002 tiene unas pinturas y esculturas muy originales.

La amplitud del espacio se decora perfectamente con esas pinceladas abstractas llenas de color. Hay varias salas con distintas exposiciones y proyecciones que cuentan distintas historias. Su contenido inusual hace que parezca uno de los m s originales y peculiares, abriendo la imaginación a quienes lo visiten.

 

Una buena opción para aprovechar la luz del mediodía es subir a las Torres de la Clerecía, Scala Coeli, donde se aprecian unas vistas increíbles de toda la ciudad. En la parte más alta se encuentra el campanario, “El techo del cielo” llamado así por el deseo de estar lo más cerca posible.

Seguiremos vagando entre torres y altura porque nos dirigimos hacia la recomendación favorita de casi todos los salmantinos, que es subir a las torres de la catedral, lo que se conoce como Ieronimus.

¡Hay que mentalizarse para cansarse un poco de la cantidad de escaleras que hay que subir…! En las pasarelas de su interior, se observa el gran retablo y la imponencia de la arquitectura y decoración. Personalmente, me encantó sentir tanta altitud en el interior de una catedral. Cuando acabamos de subir las escaleras y llegamos a las torres, hay pasarelas entre ellas y la sensación es increíble, acompañada de las vistas, claramente.

Literalmente estás caminando entre la fachada de las torres, viendo como unas sobresalen por encima de ti. Unos minutos más tarde, apoyada en una de las barandillas, vi de repente una cigüeña al lado de su nido. Estaba enfrente de mí, y recordé las gaviotas de mi bonita ciudad de Gijón.

Sin duda, esa visita es para repetir y puedo decir que Salamanca me ha enamorado más… aunque si tienes miedo a las alturas…¡piénsalo un poco!

Salamanca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y conocida como “La ciudad dorada” está ubicada en la comunidad autónoma de Castilla y León.

Gran parte de su vitalidad y esencia recae sobre la cantidad de estudiantes que residen en ella y que vienen para realizar sus estudios universitarios. Cabe destacar que se encuentra la universidad más antigua de España fundada en 1218.

A lo largo de su historia han pasado por ella grandes personalidades como Miguel de Unamuno, fray Luis de León, Fernando de Rojas… entre otros.

Sin duda es una ciudad repleta de historia y cultura, así como de monumentalidad.

Mi nombre es Cristina y como estudiante de Agencia de Viajes y Gestión de Eventos, y con la gran oportunidad de poder estar realizando las prácticas en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca, he tenido la suerte de poder participar como turista en visitas guiadas, y acceder a los lugares culturales más trascendentales de la ciudad, pero…¡también vosotros os vendréis conmigo a través de la lectura!

 

 

 

 

 

 

Mi tour por Salamanca comienza conociendo la historia del “Paseo de las Órdenes Militares” con la idea de darnos a conocer su evolución histórica y urbanística con itinerario por la Plaza Mayor, sin duda, el gran símbolo de la ciudad diseñada por Alberto Churriguera de estilo barroco. Su decoración incluye medallones con rostros de personajes históricos.

 

 

 

 

Aunque parezca cuadrada, no lo es, y como dijo Miguel de Unamuno ¨es un cuadrilátero irregular, pero asombrosamente armónico¨.

Cuenta con 88 arcos y en la fachada del Ayuntamiento se encuentran cuatro esculturas que son alegorías de la Agricultura, Comercio, Industria y Geografía y también tres campanas en lo alto. Su arquitectura es bastante compleja y merece mucha más descripción, pero estos son algunos de los detalles que más me han llamado la atención.

Está llena de terrazas y restaurantes, por lo que casi siempre tiene mucho ambiente, así que comer, cenar o simplemente tomar algo, es una buena opción para admirar la plaza, que además la luz reflejada en ella es mágica en cualquier momento del día…especialmente mi momento favorito es el atardecer

Seguimos caminando hacia la Iglesia de San Julián, un poco escondida y principalmente románica. A unos pocos minutos está la Iglesia de Sancti Spíritus, (después de subir una enorme cuesta que pone a prueba tu forma física ¡jaja!) Es de estructura gótica con decoración plateresca. En su interior pudimos observar el coro y la capilla con un artesonado mudéjar de los siglos XV Y XVI, el Cristo de los Milagros, y el retablo mayor. Dentro aprovechamos y nos hicimos una foto para las redes sociales de la Oficina de Turismo de Salamanca.

Iglesia de San Julian

Iglesia de Santi Spiritus

Cristo de los Milagros de la Iglesia Sancti Spiritus

Retablo mayor de la Iglesia de Sancti Spiritus

Continuamos hacia la Iglesia de San Cristóbal observándola únicamente por fuera.

En la explicación de su historia me sorprendieron dos curiosidades de esta bonita iglesia románica. Enfrente se encuentra la estatua de San Cristóbal, el patrón de los transportistas, cuya leyenda cuenta el magnífico hecho que hizo al transportar a Cristo de un lado para otro del río.

Al borde de ella se encuentran templos donde se enterraba a la gente antiguamente. Si se pasa por ahí parece que son simples piedras, pero esconden mucho más que eso…

 

 

Pasamos por la bonita Torre del Clavero, fortaleza militar del siglo XV, nos adentramos entre callejuelas y llegamos a la Iglesia de Santo Tomás Canturiense, románica del siglo XII, vista por fuera también y finalizamos delante del Colegio de Calatrava, sede de la Casa de la Iglesia.

Colegio de Calatrava

Torre del Clavero

Iglesia de Santo Tomás Cantuariense

El Palacio de Congresos se encuentra situado en un escenario ideal, desde el Palacio podemos disfrutar de un paseo por el centro histórico hasta llegar a la hermosa Plaza Mayor de estilo churrigueresco, pasando por la Casa de las Conchas y muy cerca de nuestra célebre Universidad con la oportunidad de encontrar la rana y pedir un deseo según cuenta la leyenda.

Disfruta de la alegría que se respira en las calles de nuestra ciudad, con su ambiente universitario, con la amabilidad de las personas que trabajan en el comercio local y con su belleza infinita!!!

Las calles están llenas de magia, con el murmullo de fondo de las personas que viven aquí, de las que trabajan por la zona y de las que vienen de visita, es vida poder disfrutar de la riqueza del patrimonio entre el balbuceo de la gente que camina por el centro.

Nuestro apoyo a celebrar eventos sostenibles es incondicional, todo el equipo que formamos el Palacio de Congresos de Salamanca apoyamos la concienciación ecológica, por este motivo creemos que es fundamental ir caminando desde aquí a las diferentes actividades sociales que se pueden llevar a cabo en la ciudad, a los hoteles, restaurantes, tiendas de souvenirs, animamos a los paseos y a hacer de la estancia en Salamanca unos días felices, sin necesidad de utilizar ningún medio de transporte.

Queremos ayudar a que cualquier evento que se celebre en el Palacio de Congresos sea respetuoso con la salud del medio ambiente y la salud de las personas, proporcionamos un valor añadido humano y medioambiental, intentamos colaborar en todo lo que está en nuestra mano para apoyar esta causa tan importante en estos momentos, porque el momento es ahora no lo podemos dejar pasar.

Además, para que la experiencia sea completa se puede respirar el aire puro en los jardines de la Vaguada y cargarnos de esa energía necesaria para enfrentarse a un día lleno de aventuras.

Por último, resumiría todo esto con el siguiente cuarteto: cercanía, belleza, sostenibilidad y alegría.

Un Palacio en pleno centro, un Palacio a tu lado!!!

Decir que el próximo congreso se va a celebrar en Salamanca produce en el asistente una sonrisa que no se va fácilmente y es que Salamanca tiene muchos motivos para ser una de las ciudades más atractivas y fáciles a la hora de organizar un congreso. Nosotros te vamos a dar 5 razones.

Es una ciudad cómoda

Salamanca es una ciudad muy cómoda!

Por el tamaño de la ciudad no es necesario el transporte. Llegas a Salamanca y te olvidas de tener que organizar traslados porque se puede ir andando a todos los sitios, incluido al Palacio de Congresos de Salamanca que está en pleno centro histórico.

Es una ciudad cosmopolita

Cuando vas por las calles de Salamanca puedes ver gente de todos los países del mundo! Y esto es por muchos motivos: el turismo que acoge la ciudad y es una de las ciudades preferidas de España para el programa Erasmus y del mundo para estudiar el idioma español. Además las dos universidades y varios centros de investigación atraen todos los años multitud de profesionales. Sabías que en el año 2019 más del 19% de los eventos que se celebraron en Salamanca fueron internacionales?

Es una ciudad llena de cultura y ocio

No te vamos a contar que Salamanca es Ciudad Patrimonio de la Humanidad, ni que es Capital Cultural Europea 2002. Lo que si te vamos a decir es que cuando el programa científico de un congreso se acaba empieza el programa de ocio en el que los asistentes siguen haciendo networking y creando vínculos. Y la ciudad ayuda : )

Es una ciudad con una gran gastronomía

Una de las cosas que más valora el asistente a un congreso es la comida! Catas de quesos e ibéricos, rutas de tapeo, degustación platos típicos de Salamanca utilizando productos de kilómetro 0… una experiencia que eleva al congreso a otro nivel de buen recuerdo!

Es una ciudad MICE

Salamanca tiene un currículum muy amplio de celebración de congresos.

Tiene un Palacio de Congresos que puede acoger a más de 2000 personas.

Una oferta hotelera de calidad con más de 5.500 plazas hoteleras.

Un grupo de profesionales que van a ayudarte en la organización.

Y sobre todo que cada evento que se celebra en Salamanca no es uno más, tanto las entidades públicas como privadas de la ciudad colaboran para que todo salga perfecto.

¿Vas a organizar un congreso en Salamanca y quieres sorprender a los asistentes? ¿Te gustaría que los congresistas tuvieran un buen recuerdo del evento y de su paso por la ciudad? Si es así, continúa leyendo ya que os vamos a ofrecer algunas ideas para conseguir que tu congreso en la capital charra sea inolvidable.

La importancia de un buen programa científico que atraiga a profesionales del sector es fundamental pero hay otros muchos detalles a tener en cuenta que conseguirán hacer destacar tu evento. Los congresistas no buscan solamente acudir a ponencias, también se plantean el networking como uno de sus principales objetivos. Ofrecer un buen programa social es básico para conseguirlo y estas son algunas opciones si el Palacio de Congresos de Salamanca fuese la sede elegida:

Servicios de catering al aire libre:

El Palacio de Congresos de Salamanca tiene un graderío perfecto para acoger cócteles al aire libre, siempre que la meteorología lo permita. También disponemos de dos carpas que hacen un total de 400 m2  y que pueden montarse en esa zona en caso de necesitar ampliar los espacios cerrados. Compartimos con vosotros la imagen de un congreso que eligió este espacio para ofrecer un cóctel de despedida. El evento tuvo lugar en verano y el atardecer fue el momento perfecto para su celebración.

El Palacio de Congresos de Salamanca tiene una gran zona ajardinada en la parte por la que transcurre la Calle Vaguada de la Palma. Este enclave también se puede habilitar para ofrecer servicios de catering en un entorno diferente.

Música para los asistentes:

La música es parte de nuestras vidas, conecta con nuestras emociones y recuerdos, por lo tanto ¿qué mejor que ofrecer música a los asistentes a un congreso para que tengan el mejor recuerdo posible? Bien completando el programa social con la asistencia a un concierto o bien ofreciendo música mientras los congresistas disfrutan de un cóctel en el Palacio de Congresos. Todo es posible, desde el montaje de un pequeño escenario para un grupo de jazz hasta una sesión de música chill out con DJ.

En la imagen podéis ver el Patio de los Naranjos del Palacio de Congresos de Salamanca, un bonito espacio elegido para un cóctel de un congreso.

El Palacio de Congresos de Salamanca se encuentra ubicado en pleno centro histórico de la ciudad y esto abre la puerta a múltiples planes y posibilidades para organizar un buen programa social para los asistentes a tu congreso y que todo quede cerca. Ideas originales que no podrán olvidar y que potenciarán las relaciones entre compañeros, por ejemplo, organizar una ruta de tapas en locales emblemáticos de la ciudad. Otra idea que debería ser de obligado cumplimiento es la visita Ieronimus, o lo que es lo mismo, descubrir las Catedrales de Salamanca desde una nueva perspectiva, subiendo a sus torres y contemplando vistas espectaculares de Salamanca. El centro de la ciudad ofrece múltiples opciones pero tampoco podemos olvidar la riqueza cultural, social y gastronómica de la provincia. Las excusiones a entornos rurales también pueden ser una buena idea y los autocares podrían parar en las inmediaciones del Palacio de Congresos para recoger a los congresistas.

Salamanca ofrece un sinfín de posibilidades para que tu congreso se convierta en una experiencia inolvidable y desde el Palacio de Congresos os animamos a descubrirlo.